Innovación, Secreto para Exportar Ropa Deportiva

image_content_24512931_20151017112658El mercado internacional de ropa deportiva se valoró el año pasado en unos 267.997 millones de dólares, según las cuentas de Euromonitor. Las estimaciones es que crecerán este año a doble dígito, pese a la contracción de la economía china o del lento repunte de Estados Unidos y Europa.

Con este panorama alentador y de acuerdo con el potencial exportador que tiene Colombia, existen empresas antioqueñas que ya son referente del mercado internacional por su valor agregado y excelente calidad en el producto.

Prendas con propiedades antibacteriales, o con minerales para mejorar el desempeño, o con protección solar, control de humedad y de temperatura, e incluso inteligentes que se moldean a la figura del deportista, son algunas de las características de los productos que fabricados en Medellín y que gozan de prestigio internacional.

Incluso el poder adquisitivo de este mercado permite que se paguen prendas desde cinco hasta 450 euros por unidad.

De hecho, la misma presidenta de ProColombia, María Claudia Lacouture, afirmó que una de las ventajas que tiene esta industria nacional es su oferta innovadora porque marca diferencia y ser competitivos en el exterior (ver recuadro).

Además, se estima que antes de la entrada de los acuerdos comerciales suscritos por Colombia, las empresas nacionales de confecciones pagaban aranceles que iban entre el 6,3 y el 10 por ciento, pero ahora ingresan libres de arancel, como gran ventaja para conquistar nuevos clientes.

Para Luz Adriana Naranjo, directora de Transformación Estratégica de Inexmoda, la industria deportiva es innovadora porque conecta la tecnología a prendas, calzado y accesorios.

“Los fabricantes de ropa deportiva entendieron que el negocio no es vender producto, sino comprender las necesidades de los clientes, mejorar su estilo de vida y generarles mayor bienestar”, agrega (ver opiniones).

Ejemplos a seguir

image_content_24514961_20151017112659Una de las empresas locales con una vocación exportadora es Safetti, que vende a 20 países, tras 10 años de estar en el mercado, según su gerente general, Adriana Mejía.

Fabrican prendas deportivas para ciclismo, triatlón y atletismo, principalmente. “Desde un principio definimos que nuestra hoja de ruta sería el producto diferenciado y las exportaciones. Por eso hablamos siempre de valor agregado y empezamos a exportar a Costa Rica, después con Estados Unidos”.

Ahora sus productos están desde Canadá hasta la Patagonia, en Europa y tienen opciones de llegar a Taiwán.

“El 60 por ciento de nuestra producción la exportamos. Y no tenemos problema de competir: si tienes un buen producto con tecnología, talento y muchas horas de trabajo, se puede entrar a cualquier país”, afirmó Mejía.

Cuenta con todas las áreas de una empresa de gran tamaño, aunque son 100 empleados y no tercerizan ningún proceso, incluyendo la confección, estampación y sublimación.

Otro caso de éxito es el de José Humberto Vélez, gerente de Confecciones Enjoy, quien lleva 30 años en el negocio de las confecciones. Primero fue bluyinero y desde hace 10 años se dedicó a la ropa deportiva, como amante del ciclismo.

“Vi que había un espacio ara producir prendas con tecnología. Luego de seis meses de estudios arranqué con prendas para ciclismo, atletismo, triatlón, patinaje y corporativos”.

La manera de aplicar tecnología se prueba en la inteligencia de las telas, con rápido secado, que tenga antibacterial, cuente con moldería ergonómica y telas inteligentes que se acomoden al deportista.

“Tenemos estampación con tintas a base de agua y no contaminantes de Italia, que no decoloran y cuentan con protección de rayos UV”, destacó Vélez.

La empresa cuenta con 35 empleados directos y 60 indirectos, porque tercerizan la confección de las prendas. Ahora incursionar con una marca de vestidos de baño al ver también en ese nicho un alto potencial exportador .

El mercado internacional de ropa deportiva se valoró el año pasado en unos 267.997 millones de dólares, según las cuentas de Euromonitor y que según las estimaciones crecerá este año a doble dígito, pese a la contracción de la economía china o del lento repunte de Estados Unidos y Europa.

Con este panorama alentador y de acuerdo con el potencial exportador que tiene Colombia, existen empresas paisas que ya son referente del mercado internacional por su valor agregado y excelente calidad en el producto.

Incluso el poder adquisitivo de este mercado permite que se paguen prendas desde cinco hasta 450 euros por unidad.

De hecho la misma presidenta de ProColombia, María Claudia Lacouture, afirmó que una de las ventajas que tiene esta industria nacional es su oferta innovadora porque marca diferencia y permite ser competitivos en el exterior.

Además, se estima que antes de la entrada de los acuerdos comerciales suscritos por Colombia, las empresas nacionales de confecciones pagaban aranceles que iban entre el 6,3 y el 10 por ciento, pero ahora ingresan libres de arancel, como gran ventaja para conquistar nuevos clientes.

Prendas con propiedades antibacteriales, o con minerales para mejorar el desempeño, o con protección solar, control de humedad y de temperatura, e incluso inteligentes que se moldean a la figura del deportista, son algunas de las características de los productos que fabricados en Medellín y que gozan de prestigio internacional.

Una de estas empresas paisas es Safetti, que según su gerente general, Adriana Mejía, exportan a 20 países, tras 10 años de estar en el mercado.

Fabrican prendas deportivas para ciclismo, triatlón y atletismo, principalmente. “Desde un principio definimos que nuestra hoja de ruta sería el producto diferenciado y las exportaciones. Por eso hablamos siempre de valor agregado y empezamos a exportar a Costa Rica, después con Estados Unidos” y ahora se dan el lujo de decir que venden sus productos desde Canadá hasta la Patagonia en América e incluso, en Europa y tienen opciones de llegar a Taiwán.

“El 60 por ciento de nuestra producción lo exportamos. Y no tenemos problema de competir porque si tienes un buen producto con tecnología, talento y muchas horas de trabajo, se puede entrar a cualquier país”, indicó la gerente de Safetti.

Cuenta con todas las áreas de una empresa de gran tamaño, aunque son 100 empleados y no tercerizan ningún proceso, incluyendo la confección, estampación y sublimación.

Para Luz Adriana Naranjo, directora de Transformación Estratégica de Inexmoda, la industria deportiva es innovadora porque conecta la tecnología a las prendas, al calzado a los accesorios. “Los fabricantes de ropa deportiva entendieron que el negocio no es vender producto sino comprender las necesidades de los clientes, mejorar su estilo de vida y generarles mayor bienestar.

Horizonte internacional

José Humberto Vélez, gerente de Confecciones Enjoy, lleva 30 años en el negocio de las confecciones, antes como bluyinero pero desde hace 10 años, se dedicó a la producción de ropa deportiva, como amante del ciclismo.

“Vi que había un espacio importante para producir prendas con tecnología y luego de seis meses de estudios arranqué con mi marca deportiva Enjoy, con prendas para ciclismo, atletismo, triatlón, patinaje y corporativos”

La manera de aplicar tecnología se prueba en la inteligencia de las telas, con rápido secado, que tenga antibacterias, cuente con moldería ergonómica y telas inteligentes que se acomoden al deportista.

“Tenemos estampación con tintas a base de agua, no contaminantes, son insumos importados de Italia que no decoloran, mantienen el mismo color y cuentan con propiedades UV”, destacó Vélez.

La empresa cuenta con 35 empleados directos y 60 indirectos porque tercerizan la confección de las prendas. Ahora incursionar con una marca de vestidos de baño porque ven alto potencial exportador también.

Fuente: www.elcolombiano.com

Looking for something?

Use the form below to search the site:


Still not finding what you're looking for? Drop a comment on a post or contact us so we can take care of it!

Visit our friends!

A few highly recommended friends...