Traducido por Grafix Digital, con autorización de What They Think

Comentario y análisis premium
Este es el tercero de una serie de artículos de la Editora Senior Cary Sherburne sobre textiles técnicos: cómo encajan en la industria, por qué son importantes y nuevos desarrollos interesantes. En esta entrega de la serie, Sherburne visita a Fabdesigns, un innovador en textiles técnicos de punto. La compañía ayudó a Nike a llevar el zapato FlyKnit al mercado y mucho más.

Por Cary Sherburne

Cuando Nike debutó con la zapatilla de running Flyknit Racer en los Juegos Olímpicos de Londres en 2012, fue el resultado final de varios años de esfuerzo. Durante nueve años, Nike había lanzado el concepto a varios grupos para que cinco piezas diferentes se cosieran en un zapato, sin compradores. En 2008, Stoll, un fabricante alemán de máquinas para hacer punto, presentó a Nike a Bruce y Connie Huffa, fundadores de LA. Fabdesigns. Los dos son ingenieros textiles que se conocieron mientras trabajaban para Stoll en California.

“Cuando miramos el concepto”, explica Connie, “nuestra primera pregunta fue: ‘¿Por qué no lo haces todo en una sola pieza?’ Eso intrigó a Nike y lanzó lo que se suponía que sería un proyecto de tres meses para probar el concepto. “Utilizando el pie de Bruce como modelo”, agrega, “utilizamos las máquinas que teníamos en el lugar para producir una prueba de concepto para una impresión 3D de una sola pieza en dos semanas. No era vendible, pero probó el concepto. Nike luego instaló su propia máquina de tejer Stoll basada en la prueba de concepto y produjo 14 prototipos vendibles diferentes”. Ella señala que Nike es una compañía a la que le gusta tener las cosas planeadas con anticipación, y en lugar de apresurarse para llegar al mercado con este concepto innovador, Nike espero hasta los Juegos Olímpicos de Londres, donde Usain Bolt los usó, y Nike tenía 50,000 pares de zapatos listos para venta.

Esta no es la primera innovación que la pareja ha ayudado a llevar al mercado desde que fundaron su compañía en 1988. Ambos ingresaron a la industria del tejido de punto a fines de la década de 1970 y principios de la de 1980, cuando las computadoras comenzaron a utilizarse con máquinas de tejer, reemplazando a las máquinas mecánicas de tejer cuyas capacidades eran limitadas. “Cuando trabajé para Van Heusen Somerset Knitting Mills en Filadelfia en ese momento”, recuerda Connie, “todo fue muy mecánico, y pensaron que las computadoras eran una moda pasajera”. “Dáselo a la niña”, dijeron, y aproveché la oportunidad. He estado trabajando en computadoras desde la escuela secundaria, y quería aprender”. En ese momento, prácticamente no había mujeres en la industria del tejido de punto.

De analógico a digital en el mundo del tejido de punto

La fábrica donde trabajaba era una vitrina para el fabricante japonés de máquinas para hacer tejido de punto Shima Seiki, y la compañía había introducido computadoras para manejar sus máquinas de tejido tricot. “Poder programar fue maravilloso”, dijo Connie. “Y no tenía que ser fuerte ni lidiar con el trabajo pesado y sucio que requería la configuración manual. Con la computadora, podría hacer en un par de horas lo que los chicos tardaron dos días en hacer manualmente. Además, podría hacer diseños más complejos e incluso hacer gráficos completos del cuerpo para que no tenga repeticiones en toda la prenda”. Connie afirma que las computadoras ayudaron a las mujeres a ingresar a la industria.

Finalmente, Connie se unió a Bruce en la nueva operación de West Coast de Stoll a mediados de los 80. Para el final de la década, habían fundado Fabdesign y tenían clientes en Los Ángeles y en todo el país que aprovecharon su trabajo innovador. “En ese momento”, dice Connie, “Stoll tenía un sistema Ethernet que le permitía conectar hasta 128 máquinas de tejer a una sola computadora, y también tenían una tarjeta gráfica para crear diseños, así como un sistema CAD basado en Apple IIe”. . Escribía programas que eran tan complicados que no cabían en un disquete de 5-1 / 2 pulgadas”.

¿Industria 4.0 a fines de los 80?

Con toda la charla actual sobre Industria 4.0, Connie cree que Fabdesigns estaba haciendo mucho de eso a finales de la década de 1980 con capacidades habilitadas par la computadora. “Más tarde”, dice ella, “Shima, Steiger y otros pudieron aprovechar los sistemas informáticos para generar informes que rastrearan por qué se detenían las máquinas, si se trataba de un corte de hilo o aguja o un problema de desmontaje, y cuántas veces se detuvo, algo que damos por hecho hoy “.

En 1990, Fabdesigns se había trasladado de Apple a un sistema informático multitarea de Silicon Graphics y había creado un software de automatización. “Dibujarías las imágenes”, dice Connie, “y con unas pocas manipulaciones del tipo de tela que estabas tejiendo, el software escribió su propio sistema de control para hacer funcionar la máquina. Para la industria del tejido, esta fue la primera incursión en el software WYSIWYG (What you see is what you get) para tejer”.

Política y tejido de punto

La industria experimentó algunos cambios dramáticos luego de que China se convirtiera en miembro de la Organización Mundial del Comercio a fines de 2001. “Esto presentaba muchos desafíos para los fabricantes de máquinas de tejer”, explica Connie. “Tuvieron que cruzar la barrera del idioma, además de que las personas en China no sabían cómo tejer, por lo que necesitaban WYSIWYG incluso más para permitir que las personas hicieran lo que veían. Tanto Stoll como Shima vendían 10.000 máquinas de tejido tricot por año en China”.

La ley de Moore no se aplica

A diferencia del resto de la industria informática, que avanzaba al ritmo definido por la Ley de Moore , los fabricantes de máquinas de tejer se movían más lentamente. “Cuando ajustaban sus sistemas informáticos”, dice Connie, “a menudo no podíamos encontrar las impresoras y escáneres que especificaban porque ya estaban obsoletos”.

Mientras tanto Connie y Bruce habían trabajado con Stoll, Connie señala que su lealtad no era con los fabricantes de maquinaria, sino más bien con las necesidades de sus clientes. La lentitud de los fabricantes de máquinas y el rápido ritmo de la demanda de innovación en el mercado abrieron importantes oportunidades de crecimiento para la pareja. “Pero todavía usamos Stoll para la mayoría de las cosas”, dice ella. “Debido a que hacemos textiles técnicos, creemos que necesitamos el equipo Stoll debido a su alta velocidad, el espacio de la cama de agujas y muchas otras características que sentimos que lo hacen más preciso. El noventa y ocho por ciento de las máquinas de tejer se venden para suéteres y prendas de vestir. Pero cuando tenemos que hacer las cosas con precisión, como tejer a la forma y asegurarnos de que los zapatos tengan un tamaño consistente (¡una variación de 5 mm cambía el zapato hasta una talla!), Debe ser consistente y cada máquina debe tejer exactamente como los demás. Garantizar que la coherencia sea una de las habilidades que tenemos es clave en el mercado de los textiles técnicos. FlyKnit es un buen ejemplo: Stoll fue el único fabricante que estuvo dispuesto a trabajar con nosotros para modificar sus equipos, e incluso entonces tuvimos que construir algunas partes y crear el software que lo hizo posible. Y cuando se consideran productos médicos, también se requiere una precisión extrema”.

Connie señala que la sección de residuos de Fabdesign normalmente ahorra dos minutos por zapato, y su software personalizado ahorra incluso más tiempo por zapato que el software estándar WYSIWYG proporcionado por los fabricantes de máquinas para hacer punto. “Eso es mucho tiempo y dinero cuando se trata de 100,000 pares de zapatos. Puede ahorrar mucho espacio, electricidad y material, y la gente necesita comprar menos máquinas”.

3D y más allá

Los textiles técnicos de punto también pueden ser una combinación integrada de materiales múltiples y tener diferentes facetas. Por ejemplo, en automoción, puede tener un panel superior, un panel central y un collarín. “Estamos tejiendo en todas esas dimensiones diferentes para un efecto 3D sin desperdicio”, dice Connie. “Podemos crear estos elementos de forma constante y garantizar la fabricación exacta cada vez. Sin eso, tendrías que recurrir a coser y cortar donde estás a merced del error humano y tienes que tirar una gran cantidad de material. Podemos hacer todas estas cosas en 3D, donde tiene relleno, áreas rígidas y áreas de estiramiento, todo en el mismo panel. La máquina de tejer es como un robot: hace exactamente lo mismo cada vez”.

Connie lleva la discusión a un nuevo nivel con 4D y 5D Knitting. “Ahí es donde tienes un elemento funcional que realmente estás integrando, como elementos de calefacción, fibra óptica o algo así. Y 5D es cuando estás creando un tejido interactivo: colocando sensores que realizan una función específica. Por ejemplo, en un espectáculo reciente demostramos una tela con aleación de níquel titanio integrada que cambia de forma en circunstancias específicas. A cierta temperatura, se transforma en una caja; a otra temperatura, se aplanó. Estos son textiles técnicos que interactúan con el medio ambiente y pueden hacer cosas en lugares donde la gente no puede ir, como el espacio”.

La compañía también demostró un producto médico en APEX en febrero, que tenía la misma aleación de níquel-titanio incrustada en una prenda. Connie explica: “Si pasas la corriente, hace que la prenda se encoja o se expanda. Era una prenda diseñada para niños autistas. A menudo necesitan sentirse abrazados, por lo que solo pueden presionar un botón y la prenda les da un abrazo”.

Otras posibilidades de 5D que Connie menciona incluyen el uso de tinta termocromática para cambiar el color con la temperatura, materiales reflectantes para exteriores, o incluso prendas que brillan en la oscuridad si va a estar en algún lugar con luz UV. Ella proyecta que la próxima generación de telas interactivas se utilizará para administrar medicamentos basados en sensores interactivos en la prenda misma.

“En 2013, participamos en una competencia patrocinada por Nike, NASA, NEID y el Departamento de Estado de EE. UU., Donde creamos un tejido a prueba de laceraciones para los primeros en responder. Además, no se podía usar una Taser: disipaba la energía sin dañar a la persona. Fue una prueba de que podemos insertar cables, sensores y otras tecnologías en la tela con una máquina de tejido tricot. En el mundo civil, este tipo de telas podría usarse en países en desarrollo para realizar diagnósticos médicos remotos y biorretroalimentación para pacientes, retransmitir la información a un hospital o profesional médico en otro lugar”.

¿Qué hay de los Wearables?

Como adicto a Fitbit, estaba interesado en la opinión de Connie sobre cómo estas tecnologías se llevarían al mercado de los wearables. “En el campo de la medicina y el ejército, ya cuentan con técnicas de prueba estrictas que pueden tomar entre 18 meses y tres años para completar y obtener un producto de los ensayos clínicos”, explica Connie. “En el mundo de los consumidores, especialmente en las grandes compañías deportivas, quieren sacar productos en tres o seis meses. Quieren poder comprar sensores y otros elementos de fábrica, ya probados. No tienen la experiencia interna y no están acostumbrados a los protocolos. ASTM e IPC están trabajando para crear estándares para la tecnología portátil, y esos estándares ayudarán a expandir este mercado. Creo que verá algunos avances en el próximo año o año y medio como resultado de estos esfuerzos de estándares, que incluyen una amplia variedad de materiales y procesos: película, impresión, bordado, tejido de punto, diferentes formas de insertar cables y sensores en la tela”.

Pensadores innovadores como Connie y Bruce Huffa son clave para impulsar nuevos avances en textiles técnicos. Volveremos a consultar con ellos en el futuro para conocer otros emprendimientos nuevos y emocionantes en los que participan.

Fuente: www.whattheythink.com

Escribe tu comentario aquí

Looking for something?

Use the form below to search the site:


Still not finding what you're looking for? Drop a comment on a post or contact us so we can take care of it!

Visit our friends!

A few highly recommended friends...