Empresas tendrían que pagar facturas en 30 días

“Muchas de las grandes empresas pagan a 60, 90 días o incluso hasta a más tiempo, pero los compromisos de pago no dan espera. El pago del IVA se debe hacer cada trimestre, por poner un ejemplo, y las pequeñas empresas se ven obligadas a endeudarse para pagar el impuesto”, señaló en entrevista con la W Radio el representante a la Cámara de la Alianza Verde, Mauricio Orjuela Toro, quien explicó que por tal motivo se viene promoviendo un proyecto de ley para agilizar el pago de las facturas.

Esta iniciativa busca obligar a las grandes empresas a pagar las facturas en un plazo máximo de 30 días. El proyecto, explicó Toro, permitiría dar un respiro a las pequeñas y medianas empresas que sirven como proveedores.

El proyecto también crea mecanismos para multar a quienes intenten dilatar el proceso de pago de facturas e implementa herramientas que garantizan el anonimato para quienes denuncien ante la Superintendencia de Industria y Comercio.

Frente a esta iniciativa, el presidente Iván Duque pidió este viernes aprobar el proyecto que cursa en el Congreso de la República, aunque se mostró afín a concertar uno en marzo que reúna la actual iniciativa.

El actual proyecto de ley es una iniciativa presentada en septiembre pasado al Congreso por la Cámara Colombiana de la Energía (CCE), Acopi, Acoplásticos, Andigraf, Coimpresores, Asopartes, Asomicrofianzas y Confecoop y Mauricio Orjuela Toro, congresista de Alianza Verde.

El mandatario dijo que durante la campaña electoral planteó el tema y en marzo presentará un plan ejecutivo de pronto pago para mipymes, así como simplificar trámites al sector.

Por ello, celebra las iniciativas legislativas sobre el tema de pago facturas oportuno, pues le permite al Gobierno concentrarse en otros programas de impulso a las mipymes, que representan cerca del 95 por ciento del empleo que se genera en el país.

También es partidario de que lo máximo que podría escalar el pago de una factura en Colombia debe ser de 60 días, que es el estándar internacional.

No obstante, considera que para las compañías pequeñas debería ser de 30 días.

“No me parece malo empezar así y también puede ser parte de la ética empresarial y de equidad, y no demorar los pagos más tiempo”, agregó.

Según el empresario, la ética empresarial debería tener como práctica el pago pronto a los proveedores, pues no pocas veces llegan cuando la situación financiera de estos es difícil.

Igualmente, antes que establecer sanciones como pago de intereses, es partidario de fomentar la práctica de pronto pago.

Como reveló EL TIEMPO en un informe de septiembre pasado, en la actualidad, el comportamiento en el pago de las facturas en Colombia es totalmente distinto al de hace 10 años, cuando al proveedor ser le anticipaba hasta el 50 por ciento del valor total de la operación.

El presidente de la Cámara Colombiana de Energía, Carlos Zarruk Gómez, afirmó que en estos contratos los plazos se alargan y ello está afectando la competitividad de las empresas medianas y pequeñas.

Además, el pago de intereses de mora a la Dian, por no reembolsar a tiempo el IVA y tener que pagar una tasa cercana a la usura, llevan a que pequeñas empresas tengan dificultades para responder por su nómina y los créditos.

Según el dirigente, las más afectadas son las micro, pequeñas y medianas empresas(mipymes), que tienen dificultades porque las grandes literalmente se están financiando con ellas.

Por su lado, Rosmery Quintero, presidenta nacional de Acopi, gremio que representa a las mipymes, señaló que el Código de Comercio ordena que cuando las partes no acuerdan la fecha de pago de la factura, se deduce que es a los 30 días.

No obstante, la reforma de ley extendería el plazo formal a 60 días y si no se paga dentro de este, se generaría un interés de mora no superior al 15 por ciento.

Según la directiva, la demora en el pago de las facturas en Colombia, que denomina sistemática, la vienen utilizando las grandes empresas aprovechándose de la posición dominante.

“Esto termina con un desbalance en sus flujos de caja que atenta de forma directa la estabilidad financiera y perspectiva de crecimiento porque son 60 de cada 100 empresas”, explica.

En su opinión, la situación es tan grave que al relacionar el retraso en el pago de factura con la declaración del IVA, la utilidad se puede ver afectada hasta en el uno por ciento, si la empresa afectada debe recurrir a un crédito bancario para el pago a la Dian.

En su concepto, la percepción que existe es que pagar a más de tres meses es lo más adecuado, pero la tramitología creada alrededor de una factura termina por alargar el periodo.

Se trata de trámites, papeles y procedimientos que la gran empresa usa deliberadamente para retrasar el pago de la obligación, como la notificación del almacén diciendo que sí recibió el pedido (5 a 10 días); fechas específicas de recibo de facturas (puede tardar hasta 15 días, dependiendo de los días estipulados); y el hecho de que pueden tardar hasta 5 días después del día 90 en desembolsar el pago.

“Lo anterior se agrava al considerar la restricción que ponen los clientes para negociar la factura en el mercado de factoring, así como solo permitirles hacerlo con los operadores aprobados por ellos y que en ocasiones exceden la tasa de comisión determinada por el mercado. Al final, tenemos una cadena donde la gran empresa de una u otra manera se financia con el dinero de sus proveedores”, asevera la presidente de Acopi.

Fuente: www.america-retail.com

Compartir en:
  • 10
  •  
  •  
  •  
  •  
    10
    Shares

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *