Experiencia del comprador: moda del futuro: cómo será la experiencia del cliente minorista en 5 años

Las tendencias de la moda van y vienen. Puede ser difícil predecir lo que vendrá por el camino en cinco años, pero ya tenemos una buena idea de qué esperar para la experiencia del cliente. Aquí hay cuatro tendencias para buscar en la moda del futuro.

Cajas de suscripción

En lugar de buscar en los estantes de ropa o sitios web para encontrar la prenda perfecta, los clientes del futuro anhelarán la conveniencia y la personalización de las cajas de suscripción. En los últimos años, las cajas de suscripción han promediado una tasa de crecimiento anual de alrededor del 100%. Las compañías populares Stitch Fix y Rocksbox envían artículos seleccionados para que coincidan con el estilo de cada cliente de forma regular. Los clientes conservan y pagan los artículos que desean, y luego devuelven lo que no quieren.

Las cajas de suscripción crean clientes leales y al mismo tiempo les ofrecen una experiencia emocionante. El modelo de caja de suscripción continuará creciendo en los próximos cinco años. Las empresas que sobrevivirán y se destacarán serán las que construyan relaciones personales y aprovechen los datos, como ThredUp’s Goody Boxes, que utiliza un algoritmo de IA (inteligencia artificial), que recuerda las preferencias de cada cliente para que las compras futuras se adapten mejor a su estilo.

Compras experimentales y salas de exposición

Las tiendas físicas no están muertas, pero pronto podrían verse muy diferentes. Un número creciente de tiendas se están alejando de llenar sus tiendas con inventario y, en cambio, están utilizando espacios físicos como una forma de exhibir artículos, ofrecer servicios adicionales y establecer relaciones con los clientes. Nordstrom ya hace esto con sus tiendas Nordstrom Local que no venden ninguna mercancía por sí mismas, sino que sirven como un lugar para que los clientes recojan pedidos en línea, obtengan ropa a medida y disfruten de un tratamiento de spa.

Sesenta y dos por ciento de los consumidores   prefieren comprar en una tienda física en lugar de en línea porque quieren tocar la mercancía y verla en persona. Al mismo tiempo, la razón principal por la que las personas compran en línea es por la conveniencia. Las salas de exposición ofrecen lo mejor de ambos mundos: ver un artículo en persona y luego pedirlo en línea. La compra experimental también es una oportunidad para que las marcas brinden experiencias más íntimas y personalizadas.

AR para probar nuevos productos

Muchos compradores han tenido malas experiencias en el probador, pero esos días pronto podrían terminar. Dentro de los próximos cinco años, probablemente se volverá más común probarse la ropa virtualmente con realidad aumentada. Alrededor de un tercio de los compradores ya usan AR en las tiendas, y los expertos predicen que el mercado podría llegar a tener un valor de $ 130 mil millones para 2020. Algunas tiendas ya han adoptado espejos inteligentes que permiten a los clientes probar diferentes atuendos sin tener que cambiarse de ropa. Rebecca Minkoff utiliza este concepto en sus tiendas inteligentes, que incluyen espejos con pantalla táctil en vestuarios interactivos. La tecnología se está ampliando para trabajar en casa, lo que abre la puerta a los compradores en línea. Amazon presentó recientemente una patente para un espejo AR que los clientes pueden usar para probar la ropa en lugares exóticos, todo desde la comodidad de su propio hogar.

Usar AR para probarse la ropa puede ayudar a los clientes a experimentar con artículos que normalmente no probarían y sentirse seguros de cómo se ve un artículo en su cuerpo antes de realizar un pedido. Esta tecnología aprovecha el confort y la comodidad, que son prioridades para los compradores modernos.

AI y personalización

La inteligencia artificial y los datos hacen posible que las marcas sepan más sobre sus clientes que nunca antes, lo que también es la puerta de entrada para una mayor personalización. Es mucho más probable que los clientes se involucren con una marca que ofrece un mensaje personalizado. De hecho, el 62% de los consumidores esperan que las empresas envíen ofertas personalizadas basadas en los artículos que ya compraron. Utilizando Big Data e IA (inteligencia artificial), los minoristas podrán crear perfiles para cada cliente que incluyan su historial de compras y preferencias. Esta información puede impulsar el alcance personalizado y permitir de manera proactiva a los empleados saber qué está buscando el cliente. Más compañías seguirán los pasos de North Face, que utiliza la tecnología de computación cognitiva de IBM Watson para proporcionar recomendaciones personalizadas de chaquetas de invierno. Los clientes simplemente responden algunas preguntas para encontrar el abrigo perfecto.

Uniqlo mide las señales cerebrales en los quioscos que usan neurotransmisores para medir las reacciones de los clientes, ya que se muestran diferentes prendas de vestir. El algoritmo de IA usa esos datos para recomendar productos. -AI aprende y mejora con más interacciones y puede ayudar a crear experiencias proactivas y personalizadas para los clientes. La experiencia del cliente minorista continuará cambiando y será más personalizada y avanzada en los próximos cinco años. Estas tendencias nos dan una idea de lo que está por venir.

Fuente: www.america-retail.com

Compartir en:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *