Procesos fiables, futuro seguro.

En impresión offset, hace mucho tiempo que es algo rutinario el uso de los procesos estándares de impresión. Los parámetros para la impresión offset industrial han sido establecidos desde 2007 en el estándar ISO 12647-2. La simple existencia de un estándar aceptado en todo el mundo ha hecho posible la gran expansión experimentada por ciertas compañías offset innovadoras. Los modelos de negocio basados en internet y el web-to-print serían difícilmente concebibles de otra forma. Esto es debido a que, dado que el contacto personal con los clientes, desarrollado a lo largo de muchos años, ya no existe, es mucho más probable que se produzcan disputas acerca de la calidad de impresión.

Pero, ¿qué puede hacer un proveedor de servicios debe defender su trabajo?, Por supuesto, muchas compañías imprimen por su cuenta, utilizando estándares propios muy estrictos. Sin embargo, en qué medida tales modelos individualizados resisten el escrutinio de los expertos en el mercado global, no está siempre claro. Las asociaciones de medios Alemanes y Suizos también están detrás del impulso a los procesos estándares para offset, un factor que no puede dejarse de lado fácilmente en el escenario internacional.

Un estándar, apoyado por una amplio conjunto de profesionales, ha sido hasta ahora una carencia de la impresión digital. Vista la amplia variedad de diferentes materiales de impresión y etapas de proceso en las distintas áreas “tradicionales” de la impresión de gran formato, como son la producción de anuncios publicitarios o la construcción stands para ferias, mucha personas consideran que tener un estándar específico para la impresión digital excede de las necesidades y, quizás, es imposible. Sin embargo, hay sectores donde la impresión digital está conquistando nuevos nichos de mercado, como la producción de bienes personalizados o los modelos de negocio basados en internet, dónde disponer de un estándar se convierte en una necesidad real.

Además, dado que utilizan una selección de materiales sustancialmente más reducida y que las condiciones de impresión se mantienen inalterables por largos periodos, un estándar puede ser implementado y hacerse notar de forma sensible.

Por lo tanto, Fogra ha iniciado un proceso para estandarizar la impresi- ón digital. El estándar, actualmente en desarrollo, ISO 15311-3 incluirá en el futuro los requisitos para la impresión digital de gran formato. Hoy en día es posible certificar el proceso estándar de producción digital Fogra (Fogra PSD) y las primeras compañías han solicitado ya la certificación.

Diferentes áreas son examinadas para obtener la certificación Fogra PSD. El proceso de producción debe garantizar, en primer lugar, una repetibilidad continua y consistente del producto impreso, a lo largo del tiempo. La fidelidad de color es de máxima importancia cuando se necesita una producción uniforme en relación a una referencia pre-definida como el Fogra 39, así como la llamada impresión para “atractivo visual maximizado” de datos RGB, esto es, conseguir que las impresiones sean lo más agradables a la vista posible.

Un tercer factor decisivo a tener en cuenta es el flujo de trabajo, ya que resulta de vital importancia para lograr una producción homogénea. Lo que se analiza es el flujo de acontecimientos desde la recepción de datos y su comprobación, la creación de PDF / X y la gestión de perfiles, pasando por el control de calidad en la fase de pruebas y concluyendo en la aceptación de los resultados finales impresos, bajo condiciones de luz normalizadas.

La certificación Fogra PSD requiere una buena preparación. Fogra, por tanto, pone a disposición de los interesados el correspondiente manual, disponible en alemán e inglés, para descarga gratuita desde su página web y organiza regularmente cursos de formación. Las especificaci- ones siguen avanzando, en continuo desarrollo y en cooperación con nuestros socios, dado que la estandarización de procesos y definición de tolerancias sólo pueden ser implementados si su cumplimiento resulta posible, de forma significativa, tanto en términos técnicos como económicos.

Para un proveedor de servicios, prepararse para obtener una certifica- ción significa poner nuevamente en tela de juicio procesos de trabajo ya aceptados y evaluar su validez para salvaguardar el resultado final del proceso. Esto conlleva trabajo y costes pero, a medio plazo, aumenta la fiabilidad de producción, lo que permitirá ahorrar costes

y la producción aumenta en sostenibilidad porque se genera menos desperdicio. Un mayor nivel de calidad alcanzado de esta forma no sólo ofrece al proveedor de servicios una ventaja sobre sus competidores sino que también le posibilita la entrada en nuevos sectores de merca- do. Se trata, realmente, de una inversión de futuro.

Muestra: En el contexto de la fidelidad de color tanto la optimización de la apariencia visual como la impresión consistente de datos RGB son verificadas.

Muestreo: El flujo de trabajo, por ejemplo el análisis de muestras bajo condiciones de iluminación norma- lizadas, es analizado durante la auditoria de Fogra PSD, siendo uno de los tres aspectos auditados.

Las otras dos categorías que se auditan están relaci- onadas con el control del proceso de impresión y la fidelidad de color.

Fuente: http://www.durst-online.com

Compartir en:
  • 135
  •  
  •  
  •  
  •  
    135
    Shares

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *