Si Colombia logra que el uso de los medios de pago crezca al menos un 25 por ciento en el consumo de los hogares, su producto interno bruto (PIB) podría elevarse entre 1,77 y 2,89 por ciento, según cálculos de la industria financiera. Y es que aunque el país lleva poco más de cinco años