Cuando muchos de sus clientes analizan el coste de producir sus productos, solo tienen en cuenta su gasto en tinta, papel, sustrato y (en ocasiones) envío. Este planteamiento subestima el coste de la decoración de productos, porque los gastos generales y la mano de obra no se incluyen en la ecuación, y es aquí precisamente