Traducido por Grafix Digital, con autorización de What They Think

 

Esta historia es parte de The Race Issue , un número especial de National Geographic que explora cómo la raza nos define, nos separa y nos une. Cuéntanos tu historia con #IDefineMe.

Solicite una copia impresa de The Race Issue aquí.

Cuando la gente veía la piel morena de la brasileña Angélica Dass y los tonos rosados de su esposo español, teorizaban sobre el color de sus futuros hijos. En busca de pistas, Dass miró a su familia, cuyos tonos de piel europeos y africanos van desde “panqueques hasta cacahuetes y chocolate”.

En 2012 se fotografió a sí misma, a su marido y a sus familias para mostrar este popurrí. Coincidiría con una tira de píxeles de sus narices a una tarjeta de color de Pantone, la antigua autoridad en estándares de color. Así comenzó “Humanae“, un proyecto que ha recopilado 4.000 retratos e innumerables colores humanos en 18 países.

Esta historia ayuda a lanzar una serie sobre grupos raciales, étnicos y religiosos y sus roles cambiantes en la vida del siglo XXI. La serie se extenderá hasta 2018 e incluirá la cobertura de musulmanes, latinos, asiáticos estadounidenses y nativos americanos.
________________________________________________________________________________________

Galería de fotos

Explora más retratos de “Humanae” de Angélica Dass aquí.

El color de la piel todavía determina el tratamiento en el siglo XXI. “Esta deshumanización de los seres humanos está sucediendo ahora”, dice Dass”. En la frontera de Libia y en nuestra vida cotidiana, cuando alguien no puede tener la misma libertad que tú, es porque los estás tratando como si fueran un poco menos humanos”.

Dass culpa a lo que ella llama nuestra paleta de colores “binarios”. Cuando tenía seis años, su maestra le dijo que usara el lápiz de “tono de piel”: “Miré ese rosa y pensé, ¿Cómo puedo decirle que este no es el color de mi piel?” Esa noche, ella oró para despertarse blanca.

El asunto de la raza

Más tarde, como estudiante de diseño y moda, Dass aprendió a ver miles de tonos dentro de cada color. Ella le dice a los estudiantes esto cuando trae su proyecto a las escuelas, pero la mayoría ya lo sabe. “Los niños no se describen a sí mismos como blanco y negro; nosotros los enseñamos en blanco y negro”, dice Dass. Decían que eran los niños los que acuñaban nombres de colores como cacahuetes y chocolate que ahora usa para su propia familia.

La creación de “Humanae” la ha llevado desde Tennessee, donde un ex supremacista blanco lloró en sus brazos, a Suiza, donde los ancianos se reunieron con los refugiados a los que se oponían al reasentamiento”. Los lugares donde no esperas encontrar empatía pueden ser donde una pequeña semilla puede comenzar a crecer”, dice ella. “Y tal vez pueda ser la semilla para transformar nuestro futuro como seres humanos”.

Nina Strochlic es una escritora personal que cubre cultura, aventura y ciencia para la revista National Geographic.

Fuente: www.nationalgeographic.com

Tagged with:
 

Escribe tu comentario aquí

Looking for something?

Use the form below to search the site:


Still not finding what you're looking for? Drop a comment on a post or contact us so we can take care of it!

Visit our friends!

A few highly recommended friends...